Llegando en barco a Apo Island

Del 23 al 26 de Marzo de 2017

Apo Island suele ser un lugar de visita en el día, donde los turistas acuden a visitar las tortugas, ya que toda la costa en un espacio natural protegido (santuario). Llegan por la mañana, y se van por la tarde, antes de que se ponga el sol. Nosotros no queríamos hacer de este lugar una visita médico, sino que queríamos pasar algunos días para disfrutar más en profundidad la vida en este pequeño paraíso. La isla apenas tiene un kilómetro de largo y no hay luz eléctrica más que 4 horas al día, de 18,00 a 22,00. Esto que para algunos puede ser un fastidio, para nosotros suponía un plus de atractivo.

Cartel de bienvenida.

Viajamos en barco desde Siquijor, saliendo desde el Coco Groove y en una hora y poquito ya estábamos en Apo. El precio es de 1.000 pesos los adultos (16€) y 500 pesos los niños.

En Apo no hay vehículos, ni ruidos (no hay luz hasta las 18,00), ni asfalto, ni tiendas de souvenirs, ni distracciones que no sean contemplar y disfrutar la naturaleza. El buceo es el principal gancho que atrae a un número elevado de visitantes, especialmente chinos, coreanos y japoneses, que se alquilan el kit completo. Miles de trillones de selfies y fotos llenan la memoria de sus móviles y cámaras.

La isla es pequeña, pero accidentada. No se trata de la típica isla planita con playas de arena blanca, más bien al contrario. Para cruzar la isla de este a oeste tienes que subir un tropel de escaleras, las mismas que después tienes que bajar para alcanzar la costa. Eso sí, el agua es cristalina, transparente y puedes ver el fondo como si no hubiera agua. Unos días perfectos para desconectar del mundanal ruido e imaginar cómo era el mundo antes del superdesarrollo, de la tecnología y del stress cotidiano.

Tras 3 días de reconciliación con la vida natural y la humanidad, continuamos nuestro viaje hacia la isla de Negros, vía puerto de Malatapay y Dumaguete. Por lo tanto, si quieres visitar la isla de Apo lo puedes hacer haciendo ruta por Siquijor, o desde la Isla de Negros, desde el puerto de Malatapay (esta última es la más habitual).

Visitas en Apo

Nadar con tortugas. Es el principal atractivo de la isla. Aquí puedes ver tortugas y nadar con ellas sin tener que irte a lugares remotos pues están a menos de 10 metros de la orilla, y en total libertad. Una preciosidad.

Nadando con tortugas en Apo Island.

Mirador del sur. Caminando entre pequeños bosques llegarás hasta el mirador habilitado con maderas y hojas de palmera, Bonitas vistas, elevadas sobre el océano.

Desde el mirador del sur, en Apo Island.

Visita al faro. En el norte de la isla está el faro, al que puedes acceder tras una breve excursión de 15 minutillos.

Karaoke. No somos muy aficionados, pero a partir de las 18,00 con la electricidad, se vuelven locos (como en toda Filipinas) con el karaoke. Y es una visita obligada darse un salto a echar un trago y verles cantar desde Bon Jovi hasta Christina Aguilera. Los hay mejores y peores, como en todos los sitios, pero resulta curioso el contraste entre el dia y la noche, donde todo se transforma.

Comer en Apo

Los alojamientos tienen su propio restaurante donde comer o cenar por buen precio. También puedes hacerlo en los puestos que hay en la calle, donde en una pequeña barbacoa o en una plancha te preparan al momento lo que tengan ese día: pescado, brocheta de pollo o cerdo, o hamburguesas y perritos calientes. En el restaurante puedes pagar unos 3-4€ / persona y en la calle por unos 2€ por persona.

Casa típica en Apo

Alojarse en Apo

Básicamente en internet hay dos opciones, Marios Guesthouse y Libertys Lodge. Bueno hay un tercero, Apo Resort, para bolsillos bien tupidos jejejejeje. Pero una vez allí, puedes encontrar más ofertas de gente que alquila habitaciones en sus viviendas, bastante más baratos. Nosotros pagamos 19€/habitación cuádruple con baño privado y desayuno incluido. Un buen precio ya que la habitación era ampia y estaba justo orientada al oeste, para ver la puesta de sol. Aunque a decir verdad, preferíamos bajar a la playa a verla con la gente local y una cervecica bien fresquita.

 

Resumiendo, en Apo puedes hacer una visita de día, o puedes pasar varios días para ver con calma la isla, al amanecer, al atardecer, sin agobios de turistas y mezclándote con la gente local para palpar la vida real de este paraíso del Pacífico.

Jugando con los niños y niñas en Apo Island, Filipinas

 

Para ver más fotos de Apo puedes visitar nuestro Google Fotos.

A %d blogueros les gusta esto: