Del 23 al 29 de agosto de 2016.

Regresamos a Bali después de 10 dias en las islas del este. (Lombok e islas Gili) de las que vinimos enamoradísimos.

El regreso fue un poco accidentado, ya que el “fast boat” que nos debía llevar en 1,5 horas desde Lombok a Bali sufrió un pequeño percance: se estropearon los motores a mitad de travesía y nos dejó a la deriva durante 15 minutos que, por cierto, se nos hicieron eternos. Al final, fueron 3,5 horas para llegar hasta Bali.

Nos habían dicho que cabía la posibilidad de alojarse en algún templo-vivienda, que alquilaban algunas familias y así lo hicimos. Estuvimos 3 días alojados en un templo hinduista en el pueblo de Batuán, en el interior de Bali. Una preciosidad y una experiencia inolvidable. Os lo recomendamos encarecidamente. El precio puede rondar los 7€/noche/persona, desayuno incluido.

Nuestro alojamiento en Bali. Casa-templo para soñar despierto.

El problema de alojarse en una casa-templo es que no quieres salir.

En el interior de Bali se pueden ver muchísimos talleres de artesanía que trabajan la madera y todo con métodos totalmente artesanales. Digno de ver.

Según nos contó, lleva casi un año trabajando en esta obra en madera.

Artesanos de Bali, trabajo manual 100%.

Otra cosa que nos hizo mucho ilusión fue poder visitar una escuela en Bali. Nos colamos en un colegio que estaban justo en la hora del patio. Estuvimos viendo las aulas y pudimos charlas un ratito con profesores y alumnos. Muy chulo.

Qué buena acogida hemos tenido siempre en los colegios que hemos visitado durante el viaje.

Después de Batuán, y con intención de ir acercándonos al aeropuerto de Bali, pasamos los últimos días en Kuta Bali, un lugar mega-turístico con grandes playas, turisteo a tope y poco más. Lo más destacable fueron las primeras clases de surf de Freddytxu, en unos de los lugares más emblemáticos para la práctica de este deporte.

Amigos surferos en Bali, paraíso para la práctica de este deporte.

Fiesta tradicional en Bali.

En la playa puedes encontrar furgos tan chulas como esta para comer.

Por lo demás, pasamos mucho tiempo preparando nuestro próximo destino: CHINA.

Visitas en Bali
  • Templo Ullun Danu Bratán, en el norte de la isla, junto al lago del mismo nombre.

    Parece que Freddy llevase un sombrero alto jejejejeje

  • Sangeh Monkey Forest, un bosque para ver monos en libertad.

    Iba a decir que es una monada, pero ya está muy usado el chiste …

  • Tegalalang, terrazas de arroz, patrimonio de la humanidad. Preciosidad. Visita imprescindible.

Los campos de arroz en Bali son patrimonio de la humanidad.

 

A %d blogueros les gusta esto: