Llegada a Busán, Corea del Sur.

Del 3 al 6 de Octubre de 2016.

Busán es uno de los lugares más turísticos de Corea del Sur. Bonita playa, rascacielos infinitos, mercado de pescado y locales muy bien decorados y cuidados.

En esta localidad, además, se celebra el Festival Internacional de Cine de Busán, y una vez más tuvimos la gran suerte de coincidir el día que se inauguraba la vigésimo primera edición.

Festival Internacional de Cine de Busán.

 

En el paseo de la fama.

Teníamos antojo de comida occidental (o más bien necesidad…) y nos dimos un pequeño homenaje en el Hard Rock Café de Busán. Un poco caro (50€ por 2 hamburguesas, 1 wraps, 1 ensalada y un par de cervezas) pero nos supo a gloria bendita.

Buena cosecha la del 1971. En el Hard Rock Cafe.

Aunque solemos mirar la previsión climatalógica de los lugres que visitamos, no pudimos evitar pasar un tifón en Corea (en época de tifones, todo hay que decirlo). El bautizado como CHAVA nos visitó el día 5 de octubre y en apenas 2 horas ´mató a 5 personas en Busán, destrozó gran parte del mobilibario de la ciudad, tiró grúas y dejó irreconocible la playa que el día anterior habíamos visitado y nos había parecido maravillosa. Pasamos las 2 horas (de 9 a 11 de la mañana encerrados en el hostel, y rezando para que no se llevase las ventanas por delante. Veíamos desde la habitación cómo arrancaba farolas, volaban carteles y hasta una grúa se doblaba. Un susto que ahora sirve como anécdota para rellenar líneas en este blog. Estas fotos cuentan mejor lo sucedido:

Playa de Busán el día 4 de octubre de 2016

Playa de Busán el día 5 de octubre de 2016.

El tifón Chava sólo tardó dos horas en pasar por la ciudad, pero fueron suficientes para dejarlo todo destrozado

En estos 3 días vimos el skyline, que como ya hemos dicho otras veces, nos encantan los edificios infinitos y la imagen bonita que proyectan de la ciudad, además de las vistas panorámicas.

En Corea también tienen esa manía de «higher and higher»

Y el Fish Market (mercado de pescado) uno de los más grandes y con más diversidad que hemos visto en nuestro viaje.

 

 

Pedazo de mercado en Busán.

Otra recomendación es pasear por la avenida de la playa, en dirección al faro.

Bonito paseo hasta el faro.

Habíamos visto muchos SPA, zonas de masajes de pies o de cuerpo entero, pero lo que nunca nos habíamos pasado es encontrarnos en medio de una ciudad unas piscinas de agua caliente a modo de spa, ¡¡PÚBLICAS Y GRATUITAS!! y como somos tan vergonzosos, no fuimos jejejejeje. Eso sí, un poco calientes para nuestro umbral de calor: 43 y 45 grados.

44 grados en este SPA callejero, popular.

En Busán acababa nuestro periplo por este curioso país, donde nos llamó la atención la presencia policial (se mueven en autobuses), la seriedad de sus gentes por la calle y lo picante que es la comida.

Para ver más fotos de Busán, haz click en este enlace: Google Fotos.

A %d blogueros les gusta esto: