El traslado desde Sapa hasta Laos fue uno de los más largos y duros de todo el viaje: 22 horas.

El viaje constaba de 3 etapas:

Primera: Desde Sapa hasta Dien Bien Phu, en la frontera terrestre de Vietnam-Laos. Ocho horas y media en bus nocturno con cama. Aunque más moderno que otros transportes, el bus iba abarrotado, con más gente de la permitida por ley (algo frecuente en el sudeste asiático). Las camas son individuales, y es, básicamente, un asiento con un respaldo que se reclina casi hasta posición horizontal. Lo peor, la carretera. Se trata de una ruta entre montañas, con muchas curvas y en algunos lugares en mal estado. Le llaman la carretera de la muerte, no te digo más… Algunas veces sucede que si las lluvias han sido muy intensas llegan a algún tramo en el que el bus no puede continuar por desprendimientos o inundaciones y tiene que regresar al punto de partida o esperar a solucionar el problema.

Primera etapa, de Sapa a Dien Bien Phu en bus nocturno.

Interior del bus nocturno.

Por suerte, no tuvimos que pasar por ese “imprevisto” aunque durante la noche tuvo que parar y bajarse el acompañante del conductor a ver si la carretera estaba transitable. Consejo: las mochilas suelen ir en el techo del bus porque no hay espacio en el interior, así que hazte con una buena capa impermeable porque si no llegarán caladas.

Segunda: Desde Dien Bien Phu (frontera Vietnam) hasta Muang Khoa (Laos). Bajamos del bus nocturno y aprovechamos para desayunar algo. Tras una hora de descanso, cogemos el minibús para dirigirnos a Muang Khoa, con parada obligatoria en el paso fronterizo terrestre de Tay Trang para obtener el visado para un mes en Laos. (37€/persona). El trámite es lento, ya que todo es manual.

Freddy jr al volante de la minivan. Aviso para asuntos sociales: el vehículo estaba parado, no hay caso.

Paso fronterizo terrestre de Tay Trang entre Vietnam y Laos.

Consejo: es frecuente que los policías intenten obtener más dinero del que toca a través de triquiñuelas. Tienes que decidir si pagar la “tasa” que serán unos 2 ó 3 dólares más, o arriesgarte a que te pongan el último y te retengan un tiempo extra por no acceder al pago. Eso ya decisión de cada cual.  Tras casi hora y media de trámites para obtener el visado, pusimos rumbo a Muang khoa, nuestro destino. Queremos destacar el espectacular paisaje de montaña, ríos y selva virgen en las 5 horas que dura el trayecto en minivan. Una pasada que merece mucho la pena. Nosotros contratamos todo este trayecto desde Sapa (las dos primeras etapas) y pagamos 22€/persona, aunque también puedes ir contratando los servicios según llegas a cada destino.

TerceraDe Muang Khoa a Nong Khiaw. Llegados a Muang Khoa, lo primero que hicimos fue buscar un cajero automático para tener moneda local, ya que nos quedaba contratar la barca hasta nuestro destino final: Nong Khiaw. Este último tramo se hace por río descendiendo el Nam Ou, durante las últimas 5 horas de este largo trayecto. Las barcas son largas y estrechas diseñadas para vadear los obstáculos del rio, que suelen ser rocas, troncos y manglares.

Embarcadero de Muang khoa. Nam Ou (río Ou)

Es una pequeña aventura, ya que no se trata de una línea regular, sino que tienes que juntar al menos a 7-8 personas para poder realizar el trayecto. Nosotros tenemos la ventaja de ser 4, con lo cual ya sólo nos faltan 3 para completar el pasaje. Esperando en el embarcadero, tuvimos la suerte de que en menos de una hora vino un pequeño grupo de 5 personas con el mismo objetivo: descender el río hasta Nong Khiaw.

Barca típica del río Nam Ou.

La vida junto al río.

Ante un viaje agotador, la mejor opción es dormirse.

Negociamos el precio con el barquero y al final nos salió a 13€/persona. El viaje es bonito por lo espectacular del paisaje y lo pintoresco de la embarcación, pero 5 horas sentado en una tabla de madera, no hay culo que lo resista. Los peques se quedaron dormidos, una buena forma de acortar el viaje.

Chozas típicas junto al río.

Espectátulo paisajístico asegurado.

 

Después de 22 horas, por fin llegamos a Nong Khiaw, una pequeña localidad fluvial, en la que te puedes pasar días y días viendo pasar el tiempo, acostumbrándote a una vida tranquila, natural y gozosa. Que maravilla. Merece la pena el esfuerzo, no hay duda. ¡¡¡ESTAMOS EN LAOS!!!!!

Después de 5 horas gritamos: ¡¡NONG KIAW A LA VISTA!!

Esto tiene muy buen pinta…

Visado para Laos:

El visado para entrar en Laos cuesta alrededor de 35 dólares, aunque las triquiñuelas de los policías del paso fronterizo te pueden costar 2-3 dólares más. Tiene una validez de 30 días. Tienes que decidir si pagar sólo lo que toca y arriesgarte a pasar un rato más en el paso fronterizo, o pagar esa “tasa ilegal” y seguir ruta. Eso ya depende es decisión de cada cual.

A %d blogueros les gusta esto: