El únido edificio que quedó en pie en la zona del bombardeo se mantiene tal cual, como recuerdo del fatídio día.

15 de Octubre de 2016.

Para ir de Kioto a Hiroshima volvimos a usar el Japan Rail Pass, el bono de una semana que te permite viajar en tren por Japón. No hay tren directo, así que tuvimos que hacer un trasbordo en Osaka.

La visita a Hiroshima tiene un marcado carácter histórico, porque como sabéis, aquí se lanzó la primera bomba atómica contra la población civil. Tras el bombardeo de Pearl Harbour por parte del ejército japonés, el día 5 de octubre de 1945 el presidente Truman (EEUU) ordenó el lanzamiento de la bomba atómica sobre la ciudad de Hiroshima. En ese preciso instante, murieron cerca de 80.000 personas sometidas a los más de 3.000 grados de temperatura que causó la explosión, unidos a los vientos de más de 400 km/h generados por la deflagradación. En los días, meses y años posteriores, murieron otras 86.000 personas debido a las lesiones, el envenenamiento por radiación, el cáncer y la leucemia.

Plaza del Museo de la Paz de Hiroshima. Arco, pebetero y edificio, los 3 puntos en línea.

Junto al bombardeo sobre Nagasaki -3 días más tarde- éstos han sido los únicos ataques nucleares de la historia de la humanidad. En total la cifra se acerca a las 250.000 personas muertas; la mayoría fueron civiles.

Fotos en el interior del museo.

Seguramente este sea el episodio que mejor define el término BARBARIE.

Era obligatorio pasar por Hiroshima en nuestro viaje hacia el sur de Japón. Hicimos un paréntesis en nuestro viaje turístico para adentrarnos en el capítulo más cruel de la historia reciente de la humanidad. Pero, sinceramente, no pensamos que nos fuera a impactar en la forma en que lo hizo, sobre todo a los niños.

Escultura en homenaje a Sadako Sasaki.

La ciudad es un inmenso Memorial a las víctimas, un museo dedicado exclusivamente a recordar el trágico suceso y un canto por la paz mundial. A pesar de la barbaridad que se cometió contra la inocente población civil, no divisamos ni un ápice de odio o sentimiento de venganza. Al contrario, la mayoría de los mensajes hablan de paz y de reconciliación, de dejar a un lado el odio y volver a construir entre todos y todas un mundo sin guerras.

Un apartado especial en este gran museo es el dedicado a Sadako Sasaki, la niña que sobrevivió a la bomba atómica en Hiroshima pero murió 10 años después de leucemia. Sus grullas de papel se hicieron famosas en el mundo entero y hoy día es un símbolo para la paz mundial. Puedes leer más al respecto en este enlace: SADAKO SASAKI.

Creemos que Kayleigh y Freddy han recibido una lección contundente y directa sobre la importancia de buscar soluciones pacíficas a los problemas. NO A LA GUERRA, en ningún lugar y bajo ningún pretexto.

A unos pocos kilómetros de allí, se encuentra uno de los más bellos Toriis de Japón, en la isla de Miyajima. Cogimos el tren (también incluido en nuestro JPR) para ver un atardecer de ensueño y sobre todo, para reponernos y valorar la belleza de este planeta en el que habitamos. Paz y amor, hermanos y hermanas.

Cervatillos en libertad en la isla de Miyayima.

Famoso torii de Miyayima.

Fue una visita de un día. A última hora cogimos el tren bala para llegar hasta Fukuoka, nuestro próximo destino.

Puedes ver más fotos de Hiroshima en nuestro Google Fotos.

A %d blogueros les gusta esto: