Largo trayecto desde Indonesia a Hong Kong. Las caras de cansados así lo indican.

Del 30 de Agosto al 2 de Septiembre de 2016.

Sin duda la visita a Hong Kong, y a China por extensión, fue unos de los momentos más emocionantes de nuestro viaje. Los días previos, preparando el viaje, fueron de muchos nervios y excitación.

Habíamos leído que no era un viaje fácil por la barrera del idioma, las costumbres, lo diferente que es todo en aquel país. Moverse de unos lugares a otros tampoco era tan sencillo como en otros países, y además con el inconveniente de no poder usar los servicios google, ni el Facebook, ni el youtube. Alguno estará pensando que tampoco es tan grave, pero para nosotros era un gran hándicap. Esto significaba no poder usar nuestro traductor, que suele sacarnos de algún que otro apuro. No poder usar el google maps, que a veces nos fue de gran ayuda. No poder hacer copia de seguridad de nuestras fotos y vídeos en nuestro google drive. En fin, algunos inconvenientes que a la postre ser fueron resolviendo, no sin adaptarnos a la nueva situación.

Hay helados, oiga… hay helados…

El itinerario de viaje desde Indonesia hasta Hong Kong fue realmente agotador, pasando 36 horas desde que salimos de Bali hasta que llegamos a nuestro hostel en Hong Kong (en adelante HK). Primero 2 horas de vuelo Bali-Yakarta; unas horas de escala en la capital de Indonesia hasta coger el vuelo que nos llevaría a Kuala Lumpur (3 horas más). Noche en el aeropuerto y tercer y último vuelo hasta HK (5 horas). Este último, además, movidito por las turbulencias sobrevolando el mar de China. Pero todo esfuerzo tiene recompensa, y la ciudad de HK nos dejó muy buen sabor de boca.

Skyline nocturno

Además de razones turísticas la visita a HK tenía también otro poderoso objetivo: conseguir el visado a China por un precio mucho más barato que el habitual para un ciudadano español (92€). Como ya sabéis, HK es un territorio administrativo especial de China, con su propia moneda, administración y status especial, también en lo relativo a visados e inmigración. Entrar en HK es gratis. Pero desde aquí puedes tramitar el visado para entrar en China, por un precio que puede ser hasta un 50% más barato, que si lo haces desde Pekín o Shanghai (entradas más habituales). Sólo tienes que ir a una agencia especializada y ellos se encargan de todos los trámites. Y así lo hicimos. En 48 horas obtuvimos los visados para los 4 por un precio de 52€ por persona, ahorrándonos 160€.

Bruce Lee, una leyenda de Hong Kong.

Hong Kong es una pasada de ciudad. Edificios gigantes que te hacen sentir pequeñito, uno de los skylines más bonitos que hemos visto; unas vistas impresionantes desde el Victoria Mount al que puedes llegar a través de un funicular; una red de transporte moderna y chulísima (especialmente los tranvías eléctricos), una amplísima oferta gastronómica y hotelera para todos los gustos y bolsillos, y una más que generosa oferta cultural y artística. La ciudad está dividida en dos islas, la de Kowloon, más cercana al continente, y la isla de Hong Kong, que es el centro financiero y donde se encuentra la mayoría de rascacielos. Ambas están comunicadas por una línea de metro por debajo del mar, y por un línea de ferry que funciona con mucha frecuencia y a precios irrisorios (1€ los 4). Los museos de arte, de ciencia, de historia, del espacio, etc. están repartidos por toda la ciudad, algunos de ellos gratuitos. Por supuesto, casinos, teatros y cines para todos los gustos. Se nota que nos encantó, eh? Y una cosa que nos fascina: la comida china!!! Pero la de verdadera y original, la que se come en China, no la que nos dan en los restaurantes chinos en España… Somos muy fans de las sopas chinas y de los dumplings. Y nuestro mes de estancia en China lo hemos disfrutado mucho en este aspecto. Que sepáis que en China no es de mala educación hacer ruido sorbiendo la sopa. Cuando más ruido hagas, más te gusta. Y a nosotros nos encantaron. ¡¡¡Ojo!!! No así en Japón, donde no está bien visto hacer ruido comiendo. Bueno, ni comiendo ni en ningún lado. Son amantes del silencio.

Visitas en Hong Kong

 

¿Hong Kong o Mordor?

Parece muy obvio, pero no te puedes ir de HK sin ver su SKYLINE, desde Kowloon. Es la ciudad con más rascacielos que superan los 100 pisos. De verdad que es impresionante ver todo ese número de super-edificios juntos. Todos los días a las 20,00 h puedes ver el espectáculo de luz, agua y sonido, reflejado en los rascacielos y en el mar.

Como tampoco puedes dejar de visitar el centro financiero, justo enfrente, en la isla de Hong Kong, propiamente dicho. Perderte por las calles atestadas de los típicos taxis rojos, los tranvías y, por supuesto, la red de escaleras mecánicas más grande del mundo. Por cierto, si no lo sabías, en este lugar está el entramado de escaleras mecánicas más grande del mundo. Varios km de este cómodo medio para desplazarse por la city.

Centro financiero de Hong Kong Island.

Subir al Victoria Mount Peak en el funicular es otro “must” de esta gran ciudad. Las vistas desde allí son espectaculares, como lo es el centro comercial construido en lo alto de la montaña.

Selfie desde Victoria´s Peak

Funicular para subir a Victoria´s Peak

En HK te resultará fácil encontrar un MUSEO que se adapte a tus gustos: tienes el de historia, el de ciencias, el del espacio, para grandes y pequeños.

Museo de Historia de Hong Kong

Probar todos los medios de transporte: tren, metro, tranvía, barco, funicular.

Sacando los tickets en el metro de HK

Muy wapos los tranvías en el centro de Hong Kong.

Barcos turísticos te pasean por la bahía.

Mercado de Temple Street, para comer lo que quieras, especialmente pescado y marisco.

Comer en Hong Kong

Como ya os hemos dicho, somos muy fans de las sopas chinas, que además de ser deliciosas son muy baratas.

También se puede encontrar comida de cualquier tipo, como buena ciudad cosmopolita que es, pero, obviamente, más cara que la local.

Y, como en toda Asia, mucha y buena fruta fresca.

Alojarse en Hong Kong

No hay que engañarse, HK es una de las ciudades más caras de Asia para alojarse, por ello, nosotros escogimos la plataforma airbnb.com para alojarnos por precios más asequibles (35€/noche) en habitación familiar.

En el piso 14 de este edificio nos alojamos… los únicos con ojos redonditos de todo el edificio 😉

Te alojas en casas particulares, en grandes edificios (como el de la foto) en el centro de HK y si tienes suerte, puedes hacer algún amigo local. Pero ¡OJO! En algunos casos se trata de hostales o pensiones donde cohabitan gente de muchas nacionalidades (como el caso de Chungking Mansions) en diferentes pisos, y suelen ser lugares muy económicos pero donde en algunos casos se trafica con drogas, hay peleas y ruidos toda la noche. Es cierto que en muchos pisos ya han puesto unidades de seguridad privada y velan por la tanquilidad de los huéspedes.

Puedes ver más fotos de Hong Kong en nuestro Google Fotos.

A %d blogueros les gusta esto: