Yansgshuo

Del 2 al 8 de Septiembre de 2016.

Una vez conseguido el visado para entrar en China desde Hong Kong, hicimos las maletas y para allí que nos fuimos.

Como ya comentamos en posts anteriores, para nosotrxs era un destino muy especial. Nos daba mucha caña el hecho de haber leído que no era fácil moverse por China, por la barrera del idioma, los gestos diferentes y la diferencia abismal de usos y costumbres. Pero eso no iba a ser una barrera insalvable para nuestro vicio viajero… ni mucho menos jejejejeje.

Control de inmigración en Shenzhen.

Cogimos el metro desde Kowllon, en HK, hasta la misma frontera, en el norte. La ciudad fronteriza china se llama Shenzhen, donde debíamos coger el bus que nos llevase a nuestro primer destino en la China continental: Yangshuo. Después de pasar el control de inmigración, nos dirigimos a la estación buses donde, con más facilidad de la esperada, conseguimos los billetes para el bus nocturno que salía esa misma noche, a las 23,00 horas. Precio de los billetes: 19€/persona. Fue nuestro primer Bus nocturno con camas, y tenemos que confesar que nos encantó. Mucho más cómodo de lo imaginado. Te pones cómod@, te tapas con la mantita facilitada por el staff y a dormir.

Sleeping Bus, con camas en dos alturas.

 

Después de 10 horas aprox. de carretera tranquila y sin sobresaltos, llegamos a las 06,00 de la mañana a Yangshuo, provincia de Gillin. A través de bloggs viajeros, teníamos buenísimas referencias del lugar, por la belleza de su paisajes kársticos. A esas horas, todavía amaneciendo, entre la niebla, podíamos adivinar la montañas kársticas que se asomaban por encima de la niebla. Nos encontrábamos en una avenida todavía dormida, asi desierta, que le imprimían al lugar un toque mágico, casi de película. Nos alojamos en nuestro hostel que estaba muy bien de precio (13€/noche), por una habitación familiar espectácular. Después de descansar con una pequeña siesta, salimos a explorar los alrededores.

Paisaje kárstico de Yangsho con niños delante 😉

Traíamos algún que otro prejuicio sobre lo «raritos» que son los chinos y las chinas, por el poco conocimiento real que tenemos de ese pueblo tan lejano. Pero en pocas horas se disipó, por la cálida acogida y la cantidad de sonrisas que nos regalaron durante el mes que estuvimos allí. Seguramente, es el país donde más fotos se han hecho con los niños.

Boda un tanto friki en Yangshuo.

 

 

 

Hileras de rocas que parecen haber caído del cielo y vestidas de verde, se esparcen por el paisaje, donde los ríos serpentean entre ellas. El paisaje es absolutamente espectacular. Sin duda, uno de los lugares que recordaremos para siempre. Más que merecido el nombramiento de Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco.

 

 

Visitas en Yangshuo

Descenso en Balsa de Bambú por cualquiera de los dos ríos que atraviesan el pueblo. Elegimos el río Yulong, por estar menos masificado de turistas y ser tan bonito como el río Li.

Mola el descenso en balsa de bambú.

Paseo y shopping por West Street. En esta calle, a partir de las 18,00 horas se transforma en un lugar de máxima agitación. Tiendas de ropa, pubs, artesanía, subastas, restaurantes y pastelerías, locales de entretenimiento, etc se mezclan en un cóctel imposible de entender si no estás allí. Y todo con un ruido impresionante que sale de los altavoces de los «charlatanes» que quieren vender su producto. No dejes de visitarla.

West Street. Yangshuo.

Una buena idea para moverse por los alrededores es alquilar una bicicleta (con o sin motor, eso ya depende de ti). A pocos km de Yangshuo puedes visitar varios pueblos muy pintorescos y auténticos: Fulli, Du Tou, Si Long.

Buen invento el tándem, para familias pares.

No dejes de darte un baño en el río. Puedes subir hacia el nacimiento, saliendo del pueblo para darte un baño en ese paisaje fantástico.

Fotaca cortesía de la mami numer 1: la susi.

Moon Hill, una montaña con un agujero natural y desde donde hay una preciosas vistas. Para ello, habrá que subir 800 escalones. Es el precio que hay que pagar 😉

Moon Hill

Preciosas vistas desde lo alto de Moon Hill

Las Water Caves son unas cuevas que se sitúan bajo una de las montañas de Yangshuo y donde además de flipar con el entramado de túneles y cuevas bajotierra, también te puedes dar un baño de barro en las profundidades, así como un spa natural, con aguas termales a temperaturas que alcanzan los 50 grados (para los más atrevid@s). Salimos más arrugados que el acordeón de María Jesús, la de los pajaritos.

Comer en Yangshuo

La oferta es inmensa, ya que se trata de un lugar muy turístico para la población china. El precio medio que pagamos por comer o cenar, ronda los 13-15 euros, para 4 personas, con cervecita y algún refresco de vez en cuando. Sobra decir que los dumplings volvieron a estar presentes en muchos menús y que no pudimos resistir la tentación de pedirlos en repetidas ocasiones. Y también los fabuosos satais (pinchos ensartados de pollo, vegetales, pescado, cerdo, ternera,…).

Dumpligs hervidos (también los tienes fritos).

Satais para todos los gustos, a precios insuperables

Transporte en Yangshuo

Recomendamos encarecidamente moverse tanto por el centro del pueblo como por los alrededores en bicicleta o sus sucedáneos, léase, tándem y bicicleta eléctrica. Es un lugar perfectamente apto para rodar sobre dos ruedas. Y a precios excelentes: 2,5€/dia bici normal y 3,5€/día bici eléctrica.

Esto es sólo para entretenimiento en el parque jejejejeje

Alojamiento en Yangshuo

Los precios del alojamiento en este pueblo del sur de China son realmente baratos. Pagamos 13€/noche una habitación familiar, con dos camas king, baño privado y balcón, en uno de los lugares más céntricos de Yangshuo. Los había más baratos, y por supuesto, más caros, pero este se ajustaba perfectamente a nuestras necesidades y presupuesto. No es necesario reservar con antelacíon, pues la oferta de alojamiento es amplísima.

Para ver más fotos de Yangshuo, visita nuestro Google Fotos.

A %d blogueros les gusta esto: